Querida Mariana:

Hoy estas cumpliendo 17 años y no dejo de pensar en como te verias en un dia como hoy. Aunque trato de imaginarte mas madura, mas alta quizas, con un rostro de mujer joven, en mi mente siempre tienes 14 años, 5 meses y 8 dias. Estarias empezando tu ultimo año de colegio... Recuerdo que solias decir con mucho orgullo que tu eras de la clase del 2.000!. La del nuevo milenio. Quien sabe a cual "colegio" vas ahora y que cosas estas aprendiendo en esa nueva forma de vida...porque la vida es eterna...solo que sus manifestaciones son efimeras, verdad?.

Yo tambien he aprendido muchas cosas porque, sabes?...el dolor es un gran maestro y como dijo una de mis "cyber" amigas, quien tambien perdio a su hijo..."the good news is that you will survive...the bad news is that you will survive". He sobrevivido porque es la unica cosa que podia hacer...y aunque quisiera cerrar mis ojos y que el tiempo se detuviera, la realidad es que la energia de vida pareciera ser mas fuerte que todo...no espera ni se detiene por nada ni por nadie. Por mas que yo le grite a la vida, al universo cuan injusta es tu muerte, mis gritos y lagrimas se pierden en una inmensidad que no logro visualizar...He tenido que fabricar las respuestas a mis preguntas, a pesar de haber pasado tantas horas tratando de descorrer el fino velo que separa esta vida de la otra.

Se que este camino que transito desde tu partida es solitario... no importa cuanta gente haya a mi alrededor, me siento terriblemente sola. Tu partida me arrojo a un viaje al interior de mi misma, como nunca imagine que pudiera hacerlo...Alli he encontrado pedazos de lo que quedo de mi desde el dia en que comenzo tu viaje eterno. He logrado poco a poco conseguir algo de mi viejo ser... pero basicamente me siento una nueva persona, muy fragil y pequeña muchas veces; otras con una fortaleza que solo el dolor puede dar. No logro reconocer a aquella Gisela de antes. Se que voy a echarte de menos mientras viva y que no importa cuantos logros tenga en mi vida, ninguno sera suficiente para llenar este vacio tan grande.

Desde que te fuiste, el tiempo fue alterado y pasado, presente y futuro se mezclan y coexisten. Los recuerdos de la vida que compartimos son como nubes pasajeras, livianas a veces, otras son como las nubes de una tormenta. Esos son mis peores dias cuando siento el zarpaso de la nostalgia por lo que fue.. He aprendido que paradojicamente, el tiempo es a la vez mi enemigo, porque me aleja de ti y mi mejor aliado porque cada dia que pasa me acerca mas a ti y es de la esperanza, de que algun dia te volvere a ver, que me aferro para seguir adelante.

Como me hubiera gustado conocer a la mujer que nunca fuiste!....No logro dejar de pensar en lo que hubiera podido ser cuando mido la felicidad en el rostro de otras personas...y me pregunto si aprecian lo que tienen.

En fin, Mariana me gusta compartir mis pensamientos y sentimientos contigo. Fantaseo que estas aqui a mi lado, leyendo estas lineas, aunque no pueda verte ni tocarte.

Quiero creer que donde estas, estas bien...

Te quiero mucho,
mami

 

Un regalo de Roy, un amigo del Grief and healing discussion page

 

 

 

< Carta de Nina

 

English Version

Copyright 2001, Gisela Lujan/Astar Publishing.
Todos los derechos reservados

Website Diseñado por
Lisa Craig
www.lisacraig.com

Y manejado por Alejandro Lujan