Boletín informativo Estrella Maili

Boletin del 2010-12-22

Bienvenidos a una nueva edición del boletín de la Fundación Estrella Mailí.

En este boletín gratuito, encontrará artículos, historias, poemas, bibliografía, enlaces a otras páginas web que ofrecen recursos para personas, especialmente padres, que viven un proceso de duelo. Es un espacio para expresar sentimientos y compartir experiencias...

En esta edición del boletín de la Fundación Estrella Mailí les ofrecemos...
  1. Nota del editor
  2. EEs Navidad…………. y en casa hay una silla vacía - Alba Payás Puigarnau, Psicoterapeuta especialista en duelo
  3. Envía Lorena
  4. Historia de Vivianette
  5. PROGRAMACION PRIMER TRIMESTRE 2011 - www.ipir-duelo.com
  6. href=#article_5>Carta a Juancho - envia Amparo Betancur
  7. Envía Jeannette Sequera
  8. Mensaje de Patricia Castro
  9. Historia de CARMEN ROMERO

Les recordamos que pueden ver los boletines anteriores en www.estrella-maili.com

=============== ARTICULOS COMPLETOS ===============

1)Nota del editor

Es Navidad. Para muchas personas, es una poca de sentimientos ambiguos. Habrá hogares donde el ambiente de festejo y celebración envolverá a los miembros del grupo familiar. La familia reunida compartirá no solamente regalos, sino vivencias y sentimientos. Están todos juntos y eso es más que suficiente para llenar los corazones de alegría. En otros hogares será el llanto el que inunde el espacio. La familia no está completa y ese hijo, esposo, padre, pariente ausente físicamente, no compartirá la cena familiar, no habrá un regalo para él/ella debajo del árbol, ni participara de todos los rituales de la familia.
Luz y oscuridad. Dos realidades completamente diferentes pero partes de un todo más grande que es la vida. Y una vida que merece la pena vivir, a pesar de las pérdidas que hayamos sufrido, del dolor que sentimos.
Cuantas veces leo mensajes de padres desesperados que no tienen deseos de vivir porque su hijo / a ha muerto! Quieren detenerse, echarse a morir, porque la nueva realidad es sumamente dolorosa, sobre todo en las primeras etapas del duelo. Sin embargo, todos han salido adelante. Han aprendido que a pesar de haber estado sumidos en la oscuridad por un tiempo, han encontrado la luz. Y poder percibir ese tenue haz de luz es quizás, el primer paso hacia la recuperación.

2)EEs Navidad…………. y en casa hay una silla vacía - Alba Payás Puigarnau, Psicoterapeuta especialista en duelo


Se acercan las fiestas de Navidad y para la mayoría de las personas es motivo de reencuentros familiares, alegría y mucha diversión; pero para aquellas familias que han sufrido la muerte de un ser querido, se trata de tiempo muy difícil, de nostalgia, sufrimiento e incomprensión. La esencia de la Navidad se encuentra en la vida familiar, en el compartir de forma gestual el afecto que nos profesamos, y el gozo de poder estar juntos. Comemos los platos tradicionales, nos hacemos regalos, y organizamos actividades con los pequeños. Pero para aquellos en duelo todos estos momentos reactivan sentimientos de aflicción por la ausencia de la persona fallecida. Más
que en ningún otro momento del año, la Navidad es una contradicción: el o ella no están, entonces ¿que sentido tiene la celebración de estos días?
Si estás en duelo, es natural que te sientas triste, sobrepasado e incluso enfadado, y como no eres capaz de controlar tus emociones, estas entraran en conflicto con lo que se espera que hagas estas fiestas. Los otros: hijos, hermanos, quizás tu pareja, tus amigos más íntimos, te piden que estés presente, que estés bien, que hagas lo de siempre, que tires adelante; pero tu estás roto por dentro, no tienes fuerza y desearías ya que estos días hubieran pasado. No puedes dejar de pensar en tu persona querida ausente. Te molestan las luces de las decoraciones, la música tradicional de las fiestas y el pensar en los regalos y las comidas. Mucho antes de que lleguen estas fechas ya empiezas a temerlas. Te preguntas como podrás resistirlo y como lo harás para que la tristeza no te embargue, arruinando las fiestas a los otros miembros de la familia.
Es posible que te haya pasado por la cabeza la fantasía de suprimir las Navidades. Hay muchas familias que toman esta decisión. Ante el dolor de lo que les espera prefieren cancelar la Navidad, no organizar nada que les recuerde estas fechas y o hacer algo distinto: un viaje por ejemplo, a un sitio lejano, un lugar que no les recuerde nada de lo sucedido, donde nadie les conozca, lejos de la casa, los amigos, los rituales. Esta es una opción natural y humana. Es posible que esto te haga la Navidad más ligera, pero recuerda que la pena la llevas allí donde tu vayas y que la próxima Navidad vas a tener que afrontar la misma decisión con la diferencia de que habrá pasado un año, pero el dilema será siendo el mismo: ¿cómo organizar la primera navidad sin él o ella.? Huir de la situación no la resuelve; el dolor emocional podemos posponerlo pero nunca evitarlo. Y con el tiempo se crece. Muchas familias que han ensayado esta opción manifiestan que el siguiente año es peor. Otras han acabado por no organizar nunca más una fiesta de Navidad: año tras año el dolor se ha ido acumulando y la pared de evitación o defensa ha tenido
que fortificarse más y más. Quizás perteneces a una familia que ha escogido el camino de hacer lo de siempre, en un intento de seguir la vida como si nada hubiera pasado. Para vosotros funciona el lema. “hay que hacerse el fuerte y lo mejor para sobrellevar la situación es no hablar de ello”. No mencionáis nunca a la persona ausente, e intentáis borrar o apartar todo lo que pueda suscitar un recuerdo emotivo.
El dolor se esconde y controla y se instala la máscara de duelo, ese “hago ver que lo llevo bien” que todos os colocáis en un intento de protección. Es posible que en algún momento estas defensas no funcionen y alguien se emocione y las lágrimas le humedezcan los ojos. Entonces otro miembro de la familia saltará con un: “no te pongas así, por favor, hazlo por nosotros” y entonces el afectado se tragará el nudo de tristeza, o se aislará para vivir en su soledad el sufrimiento. Todos los miembros de la familia os comprometéis, en un acuerdo no explicito, en negar la realidad de lo sucedido. Esta manera de afrontar la Navidad, solo hace que empeorar las
cosas: los sentimientos encubiertos acaban saliendo de forma distorsionada. Las personas en duelo acaban no mencionando a sus seres queridos para no preocupar a los demás, y el resto tampoco habla para no preocupar a los dolientes. Todos sufren en silencio lo que acrecenta más y más los sentimientos de inadecuación y el aislamiento; todo ello acompañado de mucha tensión fruto de los esfuerzos por hacer ver que nada ha pasado, o que no están afectados por lo sucedido. Esta tensión a menudo se traduce en situaciones de agotamiento, irritabilidad, y mucha ansiedad.
Pero hay otra posibilidad que puedes plantear: construir una nueva Navidad. Nunca nada volverá a ser como antes pero tu y tu familia podéis empezar a afrontar la vida de una manera distinta. Podéis mantener lo que os ayude en este proceso, eliminar lo que no os ayuda y crearnuevas formas de vivir estas fiestas. ¿Cómo se hace esto? Te damos unas sugerencias fruto de nuestro trabajos con familias que como tu, han perdido a un ser querido.
Haz una reunión familiar antes de que lleguen las fechas. Convoca a toda la familia a una reunión abierta para hablar de las fiestas. Es importante que participen los mayores , los niños y adolescentes también, y los amigos significativos si los hay. La reunión debe hacerse con tres normas muy sencillas: nadie interrumpe cuando uno habla, hay permiso para expresar sentimientos y todos deben tener su tiempo, niños incluidos. Hablad de vuestras emociones, vuestras necesidades e inquietudes, vuestros temores. Hablad de lo que cada uno necesita estos días, las distintas opciones y los deseos : queréis hacer cosas como siempre? ¿Qué cosas deseáis?
¿Cuáles afrontáis con temor?. El simple hecho de realizar este encuentro ya supondrá un gran cambio: estás diciendo que os necesitáis mutuamente, que habéis vivido una experiencia muy traumática, pero queréis compartirla en familia y que la comunicación y expresión de vuestros
sentimientos estos días es esencial y os vais a dar permiso.
Repasad lo rituales habituales de vuestra familia: el árbol de Navidad, el pesebre, las comidas, los regalos, los Reyes, la fiesta de fin de año. Dejad que cada uno exprese su sentir respecto a cada uno de ellos. Habrá algún miembro de la familia que manifestará su deseo de no hacer nada; otros, como los niños y adolescentes por ejemplo, expresaran su necesidad de celebrar a pesar de lo sucedido. Escucharos mutuamente y pactad lo que podéis o no hacer y compartir. Haced saber a la familia extensa lo que habéis decidido, explicarles que os habéis reunido y lo que necesitáis de ellos. Vuestros amigos y familia más lejanos respetaran vuestras decisiones y agradecerán saber cómo pueden ayudaros.
Buscad una manera simbólica de recordar a la persona fallecida a lo largo de las fiestas.
Cread una manera, o un espacio o un tiempo específico para rememorar . Haced que todo el mundo que lo desee participe de este espacio. Sed creativos: los niños os darán muchas ideas.
Marcad los momentos de recordar de forma clara, eso ayudará a que el resto del tiempo pueda vivirse con menos dolor. Quizás un tiempo adecuado puede ser antes de empezar la comida, o antes de abrir los regalos, o en algún momento ante el pesebre. Un simple momento de pararse, recordar que nos hubiera gustado que nuestra persona querida estuviera con nosotros y celebrar y honorar su vida y su muerte. Quizás compartir lo que le hacia tan especial. Y si alguien se desborda, simplemente una mano o un hombro afectuoso y no permitir ni que se aísle, ni que interrumpa la emoción que surge.
Hablad de las cosas que haréis con los niños, tenedlos en cuenta. Incorporar a los pequeños en todos los rituales de recuerdo. No podéis pasar las fiestas haciendo ver que nada ha sucedido , que la persona ausente no ha existido nunca o está de viaje . Cuando un niño afronta una situación de crisis en la vida, lo primero que hace es mirar a los ojos del adulto que le acompaña.. Si ve miedo, entonces responderá con miedo. Pero si el niño tiene la fortuna de estar rodeado de adultos que sienten su dolor y lo expresan sin temor, entonces reaccionará de la misma manera, y estaremos educando a niños fuertes para la vida. Lo que intranquiliza al niño no es nuestro miedo a la muerte, sino nuestro miedo a hablar de ella.. Un niño no teme a la muerte si los adultos que le rodean no temen sus preguntas ni esconden sus sentimientos.
Entonces, cuando sean mayores preguntarán sobre estas primeras Navidades sin papá o mamá, o el hermanito, o el abuelo , y les podremos explicar las cosas que hicimos con ellos, y de cómo participaron en los rituales: les podremos dar la certeza de que hicieron algo en honor de la persona fallecida. Muchos niños les gusta preparar dibujos simples, y emotivos escritos que después podemos leer al empezar o terminar la comida, colgar en el árbol de navidad, o depositar en un rincón especial del pesebre.
El mayor miedo del hombre es expresar la propia vulnerabilidad. Nos da miedo hablar de todo lo que es incómodo y nos despierta sufrimiento. ¿Por qué nos produce tanto temor expresar dolor?
Hay factores culturales y también de educación que explican la dificultad en conectar y expresar sentimientos difíciles. Pero las lágrimas de emoción ante una pérdida de un ser querido son la manifestación más natural de amor que lo seres humanos tenemos: una muestra de que hemos amado y de que echamos de menos ese amor, de que nos importa lo que nos ha sucedido y necesitamos expresarlo con nuestro cuerpo… y ¿Por qué paramos esta forma natural espontánea y humana de expresión?. Nos han enseñado que eso no está bien, que mostrar emociones es ser inadecuado y que el dolor hay que llevarlo en la intimidad como si fuera algo de lo que uno debe
avergonzarse. Pero hoy sabemos que no expresar el dolor, lo que llamamos conductas de evitación en el duelo, acarrean consecuencias graves de salud física y mental. Están descritos problemas psicosomáticos, insomnio, trastorno de ansiedad y depresión, problemas de salud, mayor incidencia de cáncer y enfermedades coronarias. De una manera metafórica, es posible que las lágrimas no expresadas intoxiquen a nuestro cuerpo. Por otro lado no están descritos efectos secundarios negativos asociados a la expresión del dolor, a permitir el llanto, si acaso un aligeramiento, más comprensión sobre lo sucedido, y mejores relaciones con los que nos rodean.
Las lágrimas según el Dr Frey contienen hormonas del estrés y son la forma natural que tiene nuestro cuerpo de relajar la tensión y mejorar la capacidad de procesar acontecimientos traumáticos de una manera más sana y con menos consecuencias para la salud.
Quizás deberíamos empezar a diferenciar que hablar de la muerte no es morirse. Podemos sentir miedo a la muerte, a la pérdida de un ser querido significativo, eso es humano, pero lo que es inhumano es nuestra incapacidad para hablar de ello, nuestro miedo a compartir nuestras preocupaciones sobre la muerte, o sobre los seres queridos que nos han dejado. Si somos capaces de trasmitir que no tenemos temor a ese compartir de afectos, que no tememos hablar de nuestro miedo a la muerte con nuestros amigos hijos y conocidos, entonces estamos enseñando que el dolor es soportable si se puede compartir, que se puede vivir el duelo de otra manera muy distinta con más conciencia y confianza. Es entonces cuando en el contacto cálido de la gente que nos escucha sin miedo, ni prisa, podremos abrirnos a la posibilidad de encontrar una esperanza, un sentido al misterio de la experiencia tan extraordinaria que es la vida y que es la muerte.

www.ipir-duelo.com/modelo_integrativo_relacional.php

3)Envía Lorena

Hace dos años nos mataron a nuestro hijo, era el único hijo varón, fue muy trágica su muerte, le dieron un tiro en el cuello. Desde ese momento nuestras vidas cambio para siempre, no tengo ganas de vivir, aunque tengo dos hijas. Nos hace muchísima falta, y no sé cómo continuar sin Nestor Eduardo.
lorena_r0102@hotmail.com

4)Historia de Vivianette


Hola me llamo Vivianette, y hace dos meses perdí mi bebe de 32 semanas. Todo estaba normal hasta que me hospitalizaron porque mi bebe no se estaba moviendo normal. Sus latidos siempre estuvieron bien. Pero en segundos se dejaron de escuchar sus latidos y me hicieron cesárea de emergencias. Lamentablemente mi nena venia con dos vueltas del cordón umbilical en su cuello y no resistió. Mi vida se ha convertido en una sin sentido, perdí lo que mas quería y con ella todas mis ilusiones también. Me gustaría hablar con personas que hayan vivido mi experiencia para así podernos ayudar mutuamente.
vivianette2@aol.com

5)PROGRAMACION PRIMER TRIMESTRE 2011 - www.ipir-duelo.com


(1) INICIO ITINERARIO DE CERTIFICACION EN DUELO PARA NUEVOS ALUMNOS
MADRID
27 – 30 enero (Módulo I)
31 marzo – 3 abril (Módulo II)
Información e inscripciones:
informa@alaiaduelo.com
www.alaia-duelo.com/curso_modulo1.htm
BARCELONA
3 – 6 febrero (Módulo I)
24 – 27 de marzo (Módulo II)
Información e inscripciones:
IPIR María info@ipir-duelo.com

Módulo I Introducción al modelo Integrativo-Relacional

En este primer curso se provee a los participantes del marco teórico conceptual basado en la integración de teorías genéricas y específicas actualizadas sobre el duelo. Se profundiza en el concepto de duelo como pérdida de la relación que debe sanarse dentro de otra relación. A partir de este principio se identifican las necesidades fundamentales de las personas en duelo, a las que debe responder el terapeuta a fin de crear la seguridad necesaria para que la persona pueda elaborar su experiencia de pérdida. Se describen los fundamentos terapéuticos y objetivos del asesoramiento en el duelo con pautas para la realización de intervenciones dirigidas a la dinámica del proceso, y se discuten y practican los métodos relacionales de intervención basados en el modelo de psicoterapia integrativa-relacional.

Módulo II Fundamentos de intervención en pérdidas , duelo y trauma

En éste módulo se aborda el concepto de trauma acumulativo que describe la parte de trauma debida al fracaso del entorno de proveer apoyo continuado a las personas que viven pérdidas o ha sufrido traumas importantes en su vida. Se revisan los modelos clásicos de atención al duelo: modelo dinámico de fases, modelo de proceso dual y modelo de reconstrucción de significados entre otros. Se describen las aportaciones mas recientes en el campo de las neurociencias y su implicación en la intervención terapéutica, y se dan criterios para evitar los fracasos terapéuticos más comunes en intervención en duelo. Finalmente se presenta el modelo de Tareas de Duelo como propuesta que integra una comprensión profunda de la vivencia de pérdida con sus implicaciones de intervención ajustada a las necesidades cambiantes de cada persona.
(2) PROGRAMA DE FORMACION CONTINUADA (Módulo V, Aplicaciones )

ATENCION A DUELO DESDE UN MODELO INTEGRATIVO-RELACIONAL
BARCELONA 8 – 11 de febrero 2011
• Como facilitar grupos de Duelo
• Muerte Perinatal en el contexto hospitalario
• Intervención psicológica en pérdidas perinatales
• Duelo en personas mayores
• Enfado, culpa y rumiaciones obsesivas
• Espiritualidad en la etapa final de la vida
• Aspectos psicológicos del acompañamiento en final de vida
• Modelos de servicios
• Muerte en la escuela
• Arte terapia pérdidas, y duelo
Docentes: Nadia Collette , Estrella Fernández, Ana Gallardo, Julio Gómez, Julia López, Angels Miret, Angel Pascual, Alba Payás, Maria Reixach, Juan Luís Santamaría, Lluisa Vilardell.

Información e inscripciones: info@ipir-duelo.com

(3) TALLER DE TRABAJO PERSONAL
“Vivir y Dejar partir, un taller sobre la vida, las pérdidas, el duelo y la transformación”
GERONA – FIGUERES
3- 6 de marzo
Información e inscripciones:
info@ipir-duelo.com
Programa del taller:
www.ipir-duelo.com/talleres_residenciales.php


6)Carta a Juancho - envia Amparo Betancur

Esta es la carta que escribi a Juancho y paticipo en el concurso de Televida el pasado nov. 2 y fue la ganadora, la quise compartir porque de alguna manera hacen parte de esta triste pero a la vez transfomadora experiencia de vida.

Un gran abrazo

Amparo Betancur
Medellín, octubre 20 del 2010
Hijo
JUAN DAVID RODRIGUEZ BETANCUR dic.9 1980– 3 abril 2002
Ciudad: El cielo
Asunto: Mensaje “TRASCENDENCIA”
Juancho, mi querido y recordado ángel, estoy completamente segura que donde estas te encuentras gozando de tu estado celestial al lado del Padre, Jesús, María y todos los que te antecedieron en al paso al cielo. Recuerdo mucho cuando te despedí y te decía que estuvieras tranquilo que partías para el cielo donde no hay tristeza, ni preocupaciones, ni problemas que solo hay felicidad y alegría y así siempre lo he creído, en los sueños me has dicho que: donde estas ¡mejor no puedes ser, que estas feliz¡ y te vi alegre y sonriente.
Hijo, sabes que vivir estos ocho años y medio sin tu presencia, no fue fácil, acostumbrarme a no sentir tus grandes y fuertes abrazos y con el gran amor que me los regalabas, a no escuchar tu voz, tampoco fue fácil aprender a vivir sin tu presencia física, tu figura atlética, elegante y muy atractiva a tus 21 años, a no ver tu hermosísima sonrisa, extrañar lo galante y educado que eras y con tu muerte también enterrar tus proyectos y sueños. Juancho siempre serás mi amor eterno.
Hijo, después de pasar todos esos estados dolorosos, de experimentar la ansiedad de separación por tu muerte, de vivir y hacer el trabajo de duelo, llorar mucho, informarme de todo lo que me estaba pasando, porque para mí era completamente desconocido, buscar ayuda en el Grupo de Apoyo de Duelo, porque tu partida me llevo a un estado casi de locura, creí que me iba a morir por tanto, tanto dolor. Doy gracias a Dios por haberme puesto en el lugar y con las personas que me ayudaron y acompañaron a recuperarme, fue una obra de EL que con su misericordia siempre lo he sentido a mi lado dándome una luz en el camino que debo seguir.
Juancho tu muerte me llevo a otro estado a una nueva vida. Todo mi trabajo de duelo lo relacione al proceso de las mariposas, LA ORUGA: Cuando escuche la noticia del accidente de tu caída y luego tu muerte, mi vida quedo tan desbaratada que en mi dolor escasamente me arrastraba, sentía que te habías llevado parte de mi, que me faltaba algo en mi cuerpo, en mi mente y en mi espíritu. Vivía por las personas que sabía que me amaban, no entiendo como fui capaz, ya que en esta época del duelo mi piel me dolía cuando el aire y el agua me tocaban. Cada vez que despertaba en esas largas noches, mi único pensamiento eras tú, también recuerdo que mi propio llanto me despertaba, era tanto, tanto, pero tanto el dolor por tu ausencia que me toco vivir el día a día, ya que cuando pensaba en un futuro mundo sin ti, sentía que me quería morir y reunirme contigo, fue muy difícil. Luego la CRISALIDA: que fue mi proceso de elaboración del duelo. Tuve que encapsularme en el sentir y expresar desde mi corazón y mi alma, la falta física de ti, hijo me permitió entender muchísimas cosas, entre ellas que solo morirías el día que te olvidara y te dejara de amar. Eso sería imposible y durante esta etapa comprendí que siempre vivirías espiritualmente, que es inadmisible olvidarte, que tenía que dejar los apegos y que el amor siempre estará allí, también entendí que el AMOR es lo único que la muerte no me puedo arrancar. Después pase a ser esa MARIPOSA: que quería volar y llevar todos mis conocimientos del proceso de duelo, hacia el servicio a las personas que han perdido a un ser querido, con mi propia experiencia tan difícil y dolorosa, que fue la de sepultarte y también con mis estudios académicos y científicos para ser actualmente “Facilitadora de Duelo” y así poder ayudar y servir a los padres y madres que se les haya muerto un hijo y también a otras que hayan perdido a un ser querido.
Juan, no me fue fácil, tampoco para tus hermanos Mónica María y Diego Fernando, que les ha tocado tener y amar a esa otra mamá que dejó el dolor porque no volví a ser la misma, tampoco para tu padre Luis Fernando que con su gran dolor por tu muerte también me dio mucho amor al verme tan afligida y triste.
Hijo te cuento que en resultado después de mi recuperación puedo concluir que soy mejor ser humano con defectos, debilidades y fortalezas que puedes seguir sintiéndote muy orgulloso de mí y que sigues teniendo una familia amorosa que siempre te recuerda y habla de ti con orgullo, alegría y añoranza. También tu partida nos ayudo a fortalecer la comunicación entre nosotros.
“Juancho” tu ausencia me ha enseñado que el tiempo no es exacto, ni perfecto, que el hacer es hoy que nadie sabe si el mañana será como lo piensa o lo desea, que la vida es una caja de sorpresas y debemos estar preparados para asumirla. La vida es lo que me va sucediendo, no me debo empeñar en hacer planes, sencillamente amar y disfrutar cada instante con los que amo sin complicaciones.
Por último quiero decirte que la trascendencia de tu muerte es el SERVICIO y el despertar mis dotes artísticas en la pintura, esto es darle un sentido a tu partida.
Hijo, no dejes de manifestarte, siempre te amaré y recordaré con muchísimo amor y que cuando me llegue el momento de partir al cielo, seas tú quien me reciba. Te pido que sigas siendo siempre, nuestro ángel de compañía para todos los que te amamos.
Te extrañará siempre, tu mamá.

Lilia Amparo Betancur

7)Envía Jeannette Sequera

!Hola! Me mataron a mi único hijo tenía 20 años, actualmente estoy terminando maestría en orientación a la conducta y mi tesis es sobre el duelo, y hoy día al finalizar mis estudios quisiera formar parte de alguna organización para dar y compartir mi experiencia y ayudar a muchas personas q como yo les ha tocado salir de ese túnel y saber q hay luz al final de éste.
¡ Gracias!
jarabeeb@hotmail.com

8)Mensaje de Patricia Castro

En esta Navidad les deseo a todos los padres que han perdido a su hijo TRANQUILIDAD, ESFORZARSE POR LOS DEMAS QUE NO ENTIENDEN NUESTRO DOLOR. Dejar siempre en nuestra cena de Navidad un espacio el cual ocupaba nuestros hijos que han partido. Quisiera dormir el día de Navidad pero no se puede porque la vida de nuestras familias continúan. Mi hijo Cesa,r 5 años que no lo veo y hoy tendría 21 años. Si le pudiera pedir algún regalo en esta navidad al VIEJITO PASCUERO solo le pediría soñar con el solamente soñar y verlo en un sueño el que deseo con toda mi alma. FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO NUEVO QUE HAY QUE ENFRENTAR. FELICIDADES!
patycastrovasquez@hotmail.com

9)Historia de CARMEN ROMERO


Hola soy Carmen de Colombia y quiero contarles que el pasado 31 de octubre a mi hijo Bryam me le quitaron la vida .unos tipos lo confundieron con otro que se parecía a mi niño y se llamaba Bryan también .yo en ese momento no estaba en Colombia estaba en Costa Rica y cuando me llamaron me dijeron que mi niño estaba herido pero muy dentro de mi yo sentía que no estaba bien pues sentía un desgarrador dolor en el alma y toda esa noche no dormí pero nunca voy a olvidar el día que llegue al aeropuerto en Colombia y me dijeron que mi hijo ya no estaba fue algo muy horrible y de solo recordarlo se me salen las lagrimas ,pues mi niño era una personita muy tranquila nunca tuvo vicios y casi ni salía puedo decirles que me sentía la mama mas afortunada de tener un hijo como el que era ejemplo para esta juventud que hay acá el era mi único hijo y me le arrancaron la vida y sus sueños y ilusiones y junto con el se llevaron todas mis ganas de vivir ya no se que hacer no quiero hablar con nadie no me siento con alientos de seguir adelante yo no entiendo cómo pudieron confundir a mi hijo con un delincuente porque a el si el no se lo merecía.
Perdonen que lo escriba pero ya hasta la fe se me ha perdido y no creo en nada ni en nadie desde que mi hijo murió yo he entrado en una depresión muy grande que a veces me da miedo seguir viviendo porque Brayitan era el motor de mi vida y mi razón de ser yo se que todas las lagrimas que he derramado nunca me lo van a devolver yo quiero que me ayuden a superar esto porque yo siento que lentamente mi vida se acabe y siento tanto odio y una ira contra los que le hicieron eso a mi hijo como pudieron confundirlo y arrancarle su vida así como si ellos fueran dios y les deseo todo lo peor de este mundo porque lo que le hicieron a mi niño fue una injusticia .gracias por permitirme desahogar en tu página este dolor que siento y que se que nunca voy a poder superarlo besos y abrazos a todos aquellos que han perdido un hijo porque es el dolor mas desgarrador que un ser humano puede sentir.
¡GRACIAS!

CARMENTEA1225@HOTMAIL.COM
moralesaraya.mariafrancisca@gmail.com

Quiero agradecer a todas las personas que colaboraron con material en el 2010. Su colaboración permite que el boletín siga publicándose.
¡Cuídense mucho!



-----------------------------------------------
Para dejar de recibir este boletín, envía un email a boletin-unsubscribe@estrella-maili.com

Puedes suscribite o retirarte de la lista aqui:
Email
Subscribir Retirar

 

English Version

Copyright 2001, Gisela Lujan/Astar Publishing.
Todos los derechos reservados

Website Diseñado por
Lisa Craig
www.lisacraig.com

Y manejado por Alejandro Lujan