Boletín informativo Estrella Maili

Boletin del 2006-08-27

Bienvenidos a una nueva edición del boletín de la Fundación Estrella Mailí.

En este boletín gratuito, encontrará artículos, historias, poemas, bibliografía, enlaces a otras páginas web que ofrecen recursos para personas, especialmente padres, que viven un proceso de duelo. Es un espacio para expresar sentimientos y compartir experiencias...

En esta edición del boletín de la Fundación Estrella Mailí les ofrecemos...
  1. Nota del editor
  2. Feliz Cumpleaños, Gabriel Vicente - Maru Rincón
  3. HISTORIA DE SILVIA - María del Pino Santana Manzano
  4. Los recordamos – Poema anónimo
  5. La muerte de mi segundo hijo - Miriam Jiménez Aguado
  6. Libros

Les recordamos que pueden ver los boletines anteriores en www.estrella-maili.com

=============== ARTICULOS COMPLETOS ===============

1)Nota del editor


La vida es una sucesión de momentos cortos o largos compartidos con personas cuyas vidas se entretejen con las nuestras. Cada una de ellas, en mayor o menor proporción nos dejan un aprendizaje sobre nosotros mismos, que a veces nos ayuda a ser mejores personas. Estos contactos son puntuales y si somos conscientes de su significado, podemos aprovecharlos al máximo. Después, cuando las personas se alejan de nuestra vida, las experiencias compartidas se pueden convertir en recuerdos, pequeños tesoros escondidos en nuestro corazón, que nos acompañan el resto de nuestras vidas.
Puede ser que nuestros seres amados nos hayan dejado demasiado pronto, pero su recuerdo y su amor está siempre con nosotros en un espacio íntimo, quizás más cerca que antes. Abramos nuestros corazones a todo lo bueno que había en su vida y permitamos que sus recuerdos nos sostengan.

2)Feliz Cumpleaños, Gabriel Vicente - Maru Rincón

Feliz Cumpleaños Gabriel Vicente.

Hoy 26 de junio del 2006 Gabriel Vicente estaría cumpliendo la mayoría de edad. ¡Qué tristes, difíciles y largos han sido estos nueve años de ausencia! Hoy más que nunca quisiera poder abrazarlo, tenerlo a mí lado y compartir todo lo que esta dentro de mí.

No puedo imaginarme como seria su vida con 21 años, cómo sería nuestra relación, cómo se llevaría con su hermana, qué hubiera sido de sus estudios, quienes serían sus amigos, su comida favorita, su lugar preferido, su programa predilecto, sus debilidades y fortalezas... ¡Cuántas preguntas en el aire quedan sin respuesta!

El tiempo pasa y sigo sin saber como llenar este vacío que me envuelve, me pregunto que puedo hacer para no sentirme triste. ¿Habrá algo que pueda tomar para alejar las lágrimas que en este momento caen sobre mi rostro? ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para poder enfrentar un día como hoy, sin sentir que el mundo se me viene encima?

La muerte de mi hijo ha llenado de luto permanente mi vida. Tengo un puñal clavado y una herida que aun no ha sanado. Hoy es un día triste como suelen ser muchos de los que vivo. Hoy mi corazón sangra y mis ojos se llenan de lágrimas.

Maru Rincón
marurincón@hotmail.com

3)HISTORIA DE SILVIA - María del Pino Santana Manzano


Mi nombre es María del Pino Santana Manzano, vivo en Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias (España.) Me alegra muchísimo el haber encontrado vuestra página Web, ya que me identifico plenamente con vuestra historia, pues yo también he perdido a mi hija Silvia, mañana lunes 1 de abril hubiese cumplido 7 años.

Quiero compartir con ustedes la historia tan maravillosa, aunque corta que compartí con mi hija:

Tenía un niño de 4 años al que por motivos laborales apenas pude criar (lo hizo mi madre), pasaba mucho desconsuelo por no poder criarlo como yo quería. Decidimos mi marido y yo ir a por otro hijo, cuando me quedé embarazada de Silvia, hacia los 7 meses de embarazo decidí que con mi hija no sería igual que con mi hijo Daniel, que a ella la iba a criar yo y le daría todo el cariño y el tiempo del mundo.

Silvia era una niña muy cariñosa y creció siendo muy feliz, colmándome todas mis ansias de madre.

Consideraba que tenía la familia perfecta: un marido bueno conmigo y buen padre, unos hijos (la parejita) ejemplares, trabajo, salud, en fin, todo lo que según yo, se necesitaba para ser felices, hasta que esa felicidad se rompió.

Un día noté que a Silvia se le torcía un poco la boca al sonreír, no le di demasiada importancia hasta que a la semana observé que tenía un poco de inestabilidad al caminar, la llevé al Hospital Materno Infantil de mi ciudad, y me dieron la noticia más dura que había recibido hasta entonces, la dejaron ingresada, era 27 de febrero 2001, pasó su cumpleaños allí, recibió muchísimos regalos, lo que a pesar de todo la hizo feliz... ¡sería su último cumpleaños! Fueron los días más angustiosos. No podía demostrarle a Silvia mi miedo, así que no sé de donde sacaba las fuerzas para entretenerla, fue una sensación de impotencia enorme, porque ella me decía que quería ir a casa, que quería ir al colegio, que quería estar con su hermano. Dios mío... ¡Qué dolor sentía en mi corazón!

El oncólogo habló con nosotros y nos dijo de la gravedad de su enfermedad, que había un 30% de que la radioterapia le hiciese algún efecto, que en un principio no le administraría quimioterapia, ya que la misma se había demostrado que en los gliomas (posible tumor que tenía mi hija, ya que no se le pudo hacer biopsia debido al riesgo que corría por el sitio donde se encontraba el mismo) no era tan efectiva.

Después de dos meses de tratamiento de radioterapia, al hacerle una resonancia magnética, el médico me dio la buena noticia de que el tumor había disminuido, que se estaba empezando a secar, y que era muy buena señal. Aunque siempre me dejó claro que a lo mejor algún día podría volver a crecerle, pero que a lo mejor si pasaba dentro de muchos años ya habría algún otro remedio para extinguir esta enfermedad.

Silvia fue mejorando día tras día, se hinchó debido a la cortisona que tomaba, pero volvía a caminar bien y esperaba con ansias volver a asistir al colegio.

En Septiembre empezó a ir al colegio, estaba radiante, empezamos a hacer una vida relativamente normal, hasta que en Diciembre empecé otra vez a notarle los mismos síntomas que al principio de la enfermedad. ¡Imagínense el susto que pasamos! El médico nos confirmó nuestros temores y después de un fallido tratamiento de quimio, nuestra querida Silvia nos dejó el pasado 21 de febrero.

En estos momentos estoy intentando llevarlo de la mejor manera, se que hundirme no me serviría de nada. Tengo otro hijo (tiene 11 años y medio) que me necesita, y un marido con el que consolarnos mutuamente.

A los amigos con los que antes compartíamos salidas, les hemos dicho que nos den tiempo, que nuestras vidas han cambiado, que no sabemos si alguna vez podremos volver a salir juntos (sus hijos me recuerdan demasiado las vivencias de mi hija), que necesito más hablar con personas que comprendan mis sentimientos. Me gustaría tener a través del correo electrónico, correspondencia con padres que están en mi misma situación, por eso, si alguno quiere contactar conmigo, mi e-mail es:
PINDAN@telefonica.net

Un beso muy grande desde Canarias y ánimo a todos.

Mª DEL PINO SANTANA MANZANO

4)Los recordamos – Poema anónimo


Al amanecer y al atardecer,
los recordamos.
Cuando sopla el viento y en el frío del invierno,
los recordamos.
Al abrirse las flores y en el renacimiento de la primavera,
los recordamos.
En el azul del cielo y en lo cálido del verano,
los recordamos.
Con el rumor de las hojas y la belleza del otoño,
los recordamos.
Al principio del año y cuando termina,
los recordamos.

Mientras vivamos, ellos también vivirán;
ya que ahora son una parte de nosotros,
al recordarlos.

Cuando estamos fatigados y necesitamos fuerza,
los recordamos.
Cuando estamos perdidos y angustiados,
los recordamos.
Cuando tenemos alegrías y deseamos compartir,
los recordamos.
Cuando debemos tomar decisiones difíciles,
los recordamos.
Cuando logramos algo que empezó con ellos,
los recordamos.

Mientras vivamos, ellos también vivirán;
ya que ahora son una parte de nosotros,
al recordarlos.



5)La muerte de mi segundo hijo - Miriam Jiménez Aguado


Esta es mi triste historia... Me casé y tuve un hermoso bebé llamado Erick, quien falleció a los 7 meses, ahí supe lo que era perder a un ser querido. El dolor más grande que experimenta un ser humano, el dolor que siente una madre cuando ya no tiene a su hijo... ¡Cómo duele! Después de 7 largos y dolorosos años, nace mi hijo JORGE que alegró nuestras vidas pues lo amamos muchísimo lo engreíamos y cuidábamos como un tesoro pues ya teníamos la amarga experiencia de ERICK. Jorge vivía feliz en su niñez y adolescencia. A los l6 años le detectan una malformación arteriovenosa, lo operaron y esperamos su completa recuperación, mientras tanto, él continuaba viviendo feliz, amado. No sentía absolutamente nada, hasta que una mañana del l2 de abril del 2006, se levanta diciéndome que le dolía la cien. Eso fue todo. Mi hijo cayó en la inconsciencia y horas después fallece, a sus l8 años llenos de futuro, porque estudiaba medicina. Se fue mi hijo y con él se fue toda nuestra alegría, nuestra ilusión de vivir mis sueños, de ser abuela algún día, de verlo realizarse en la vida. Se fue todo y nuevamente el dolor invade nuestras almas y nos destroza la vida. Le pegunto a Dios y le pregunto a la vida por qué nuevamente me marca de esa manera... Por qué con este dolor tan grande como del odio de Dios, por qué a estas alturas de nuestras vidas, 50 años, nos quita a nuestro único hijo y nos sumerge en esta tristeza eterna que sólo acabará cuando muramos. ¿Por qué, señor, nos toco esta vida tan dura?
Donde quiera que estén, hijos míos, los amo.
miriamjimenezaguado@hotmail.com

6)Libros

Un hijo no puede morir, la experiencia de seguir viviendo. Susana Roccatagliata. Editorial Grijalbo, 2000.

“ Solo aquellos que han sufrido la muerte de un hijo saben del dolor y trastornos que ocasiona en la vida personal y familiar.
Este libro ha sido escrito para demostrar que los que viven esta dura experiencia pueden recuperarse satisfactoriamente, volver a sonreír y convertirse en mejores personas.”

Recuerden que este boletín se nutre de los aportes de material de sus lectores.
Si quieren enviar material, escriban a: gisela@estrella-maili.com

¡Hasta pronto, amigos!

-----------------------------------------------
Para dejar de recibir este boletín, envía un email a boletin-unsubscribe@estrella-maili.com

Puedes suscribite o retirarte de la lista aqui:
Email
Subscribir Retirar

 

English Version

Copyright 2001, Gisela Lujan/Astar Publishing.
Todos los derechos reservados

Website Diseñado por
Lisa Craig
www.lisacraig.com

Y manejado por Alejandro Lujan